Mis publicaciones

A partir de la idea que la conciencia es el punto central del trabajo psicológico transpersonal, la decisión de explorarla trae consigo un signo de despertar espiritual.
Es importante entonces ir aprendiendo a ampliar y transformar la propia conciencia. Las transformaciones individuales afectarán directamente a la evolución de la Humanidad.

Mis publicaciones

Mis publicaciones
Blog original Clik sobre la imagen

Me comprometo a Ser Mujer

sabato 11 maggio 2013

El Ser Responsable



"Toda curación implica la sustitución del miedo por el amor"
Un curso de Milagros

No siempre resulta fácil o siquiera posible en el marco de la clínica, asociar el concepto de sanación a las energías del amor y, en modo específico, al concepto de evolución de la Conciencia.
El reconocimiento y desarrollo relacionados a la dimensión espiritual de la psique propuesto por la Psicología Transpersonal, abre el camino para redimensionar las acciones cotidianas del ser humano al incorporar, como parte fundamental de su naturaleza, la presencia del Espíritu.
Hablamos con anterioridad de la necesidad que tiene el hombre de conectar con el anhelo del alma; su guía le posibilitará ser conducido hacia la tarea que responde a la intención y finalidad de su encarnación.
Esta tarea asume la característica de sagrada pues es la expresión de la motivación de la Conciencia a experimentar la vida y reencontrarse con lo divino de su origen.
La palabra compromiso generalmente está asociada a la de responsabilidad.
Agregaría la palabra conciencia para completar una imagen integrada de la presencia del alma en una acción en el mundo.
Cuando la personalidad permite que el alma se exprese y sea la guía en todo lo que emprende, esa energía aportada por ella se expresa en una conciencia unificadora que refleja acciones saludables y amorosas donde no hay lugar para el perjuicio ni las desatenciones. No hay conciencia de separatividad en las altas energías espirituales. La aparente separatividad es la condición ilusoria del ego que se comporta en modos egoístas y defensivos, siendo éstos indicadores de una conciencia adormecida.
El compromiso de base es el trabajo disciplinado para acceder a este despertar.
La conciencia de unidad se va abriendo paso paulatinamente en el ejercicio cotidiano de responsabilizarnos por nuestras tareas inmediatas y en nuestros vínculos más cercanos. La responsabilidad de la que hablamos es aquella de manifestar las energías pasionales del alma: poner el alma en todo aquello que nos alcance.
Somos pequeños eslabones de una gran red vital y divina que responde a las aportaciones individuales afectando a la totalidad.
Una acción comprometida revela esta conciencia de unidad y entonces la vida toda se sacraliza.
Podemos aportar mayor luminosidad o intervenir para densificar..... esta es nuestra elección.

Lic Annamaria Saracco

Nessun commento:

Posta un commento